Primer equipo

0-2. El Ibiza conquista el derbi balear

8 marzo, 2020

Compartir en

Fotografía: Amador Magraner (Amagra Sports)

Año y medio llevaba el Atlético Baleares sin perder en casa. Hoy acabó su racha. El Ibiza demostró que a los blanquiazules también se les puede derrotar en Mallorca ganando un derbi para el recuerdo. Un 0-2 que tiene doble premio: por un lado recorta la diferencia con el líder del grupo I y remontarle además el goalaverage.

El Ibiza fue supieror durante casi todas las fases del encuentro, pero el Baleares quiso manejar el juego durante el inicio. Los ibicencos respondieron creando peligro en cuanto tocaron balón. El primer avisó llegó a los cuatro minutos. Raí centró al área, Rodado prolongó y por el carril izquierdo apareció Javi Lara. El cordobés armó la pierna pero su disparo fue taponado y se marchó a córner. No dejó de apretar el Ibiza hasta que Kike López abrió el marcador. El lateral derecho había estado muy atento en defensa para cortar un par de pases profundos que buscaban explotar la electricidad de David Haro. La primera vez que se acercó al área del Baleares Kike besó el santo. Conectó un disparo raso que se coló entre las piernas de Manu Herrera. Los hombres de negro formaron una piña alrededor del salmantino. El fondo que la afición del Ibiza tiñó de celeste explotó de júbilo. Kike, como había anunciado en una entrevista previa, no celebró el gol que acababa de marcarle a su ex equipo.

Al Baleares le costó digerir el 0-1. No están acostumbrados los mallorquines a verse por detrás en el marcador cuando juegan en casa. Esta temporada solamente habían cedido un empate contra el Real Madrid Castilla. El Ibiza aprovechó la situación para moverse con comodidad más allá de la trinchera blanquiazul. El túnel para traspasar la defensa lo cavó Borja Martínez. En apenas dos minutos, dos centros del extremo izquierdo pusieron en aprietos al Baleares. El primero lo remató desviado Rodado y en el siguiente obligó a Orfila a convertirse en lateral para despejar a córner. El descosido que estaba causando el Ibiza amenazaba con hacerse más grande. Los de Manix Mandiola cogieron dedal y aguja para remendar la desventaja. Iturraspe y Gabarre comprobaron que Germán, a pesar de no haber intervenido hasta entonces, estaba enchufado al derbi. El ilicitano paró el primer chut a puerto balearico y escupió con sus guantes el segundo intento del equipo local, un trallazo que salió de las botas de su delantero centro.

No habría más ocasiones hasta el inicio del segundo tiempo. La tensión que despidió a los dos equipos al bajar los escalones del túnel de vestuarios (Iñigo Arriola, el ayudante de Manix, fue expulsado al protestar una falta de Gabarre sobre Mariano) no descentró al Ibiza. Los jugadores de Alfaro mantuvieron el estilo. Solidez atrás, mucho trabajo en el centro del campo y la delantera (Núñez, Javi Pérez y Rodado guerrearon cada balón dividido), circulación fluida de pelota con Javi Lara al timón y querencia por llegar al área rival más pronto que tarde. Lo demostró Kike López con una internada que le hizo recordar sus tiempos de extremo. Ganó la línea de fondo y le puso un buen centro a Borja. El remate salió a córner al tocar en el cuerpo de un defensor. 

Mandiola fue poniendo en el tablero las piezas de caballería y artillería que guardaba en el banquillo. Reapareció Ortiz y redebutó Shashoua. El Ibiza había ganado frescura y músculo con Sibo y Caballé, sustituto de Lara y Borja. En el 77′, el Baleares agotó sus cambios dando entrada a Arturo. Era el todo o nada después de que Peris, tres minutos antes, hubiese transformado un balón despejado en un gol en propia puerta. El lateral zurdo del Baleares cogió a media salida a su portero. Manu Herrera solo pudo darse la vuelta para ver cómo el cuero se alojaba en las mallas. Al fondo del plano, la hinchada ibicenca enloquecía. Las bufandas celestes no dejaron de girar hasta que Campos Salinas pitó el final. Ni siquiera un chut de Arturo que lamió la base del palo inquietó a los trescientos abonados que durante todo el fin de semana llenaron aviones para aterrizar en Palma con ganas de derbi. El primero que le gana el Ibiza al Atlético Baleares.

Ficha técnica.

Atlético Baleares: Manu Herrera; Borja, Peris, Vallori, Villapalos; Rovirola (Jorge Ortiz, 60′); David Haro (Arturo, 77′), Alberto Gil (Samu Shashoua, 70′), Iturrraspe, Pedro Orfila; y Gabarre. No utilizados: Ginard (p.s.), Ferrone, Armando Shashoua y Aurtenetxe.

Ibiza: Germán; Kike López, Mariano, Gonzalo, Pierre; Núñez, Javi Pérez, Javi Lara (Caballé, 72′); Raí, Rodado (Diego, 81′) y Borja (Sibo, 67′). No utilizados: Lucas (p.s.), Quintanilla, Rubén y Cirio.

Goles: 0-1, Kike López (16′) y 0-2, Peris, en propia puerta (74′)

Árbitro: Campos Salinas (Colegio Murciano). Amonestó a los locales Peris (9′) y Arturo (10′) y a los visitantes Mariano (10′), Núñez (37′), Pierre (41′), Rodado (63′) y Diego Mendoza (93′). Expulsó a Íñigo Arriola, segundo entrenador del Baleares, por roja directa (45′).

Estadi Balear. Unos 3 mil espectadores, trescientos venidos de Ibiza para animar a los celestes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *